Uncategorized

La tumba de las manos de plata: un misterioso entierro etrusco

 

La cultura muy avanzada y poderosa de los antiguos etruscos no pudo perseverar frente a los romanos en ascenso.
Hacia el año 500 a. C., la situación política en la península itálica estaba cambiando rápidamente: los romanos eran un reino joven y entusiasta y ascendieron a gran velocidad, desplazando a los etruscos.
Con el tiempo, esta civilización se dividió entre su vecino despiadado, y el tiempo se hizo cargo.

Afortunadamente, la arqueología ofrece una pequeña ventana a este pasado lejano para aprender más sobre los enigmáticos etruscos. Recientemente, el descubrimiento de la necrópolis de una familia noble realmente intrigó a los investigadores, ya que contenía manos de plata únicas. ¿Cuál era el propósito de estos artículos etruscos?

La Enigмa del ToмƄ de las Manos de Silʋer

Vulci era el nombre de una rica ciudad etrusca que estaba situada en lo que ahora es el norte de Lazio, en Italia. La ciudad y la tribu epónima que la habitaba era la más rica de todas las ciudades de la confederación etrusca. Era un lugar exaltado por sus artesanos que creaban obras maestras en bronce. La prosperidad de Vulci era conocida en todo el mundo clásico y, naturalmente, tenía un gran número de familias nobles ricas viviendo en él. El descubrimiento de las profundidades subterráneas de estos noles fue un hallazgo importante para los arqueólogos.

Los ToмƄs de Vulci se descubrieron por primera vez a finales del siglo XVIII. Estaban en los campos a unas 75 millas al noroeste de Roma y 25 millas al oeste de ViterƄo. El cardenal Guglielмo Pallotta fue el primero en realizar excavaciones oficiales, descubriendo un último campo murial que albergaba los restos de ambos, los noles y los colonos. Desde entonces, esta necrópolis oriental ha seguido produciendo hallazgos etruscos únicos.

La ciudad etrusca de Vulci.
(RoƄin Iʋersen Rönnlund/ CC BY-SA 3.0)

El ToмƄ of the Silʋer Hands es uno de los descubrimientos recientes en el campo oriental, y su contenido único desconcertó a los arqueólogos. A fines de 2012, un equipo de arqueólogos estaba descubriendo un corredor de 30 pies (9 m) que conducía a un gran y extenso templo. Sus salones estaban llenos de ricos artículos de joyería: fragmentos de carros de bronce, muchos vasos de bronce exquisitos para beber, copas, jarros y cerámica de alta calidad. Pero algo muy diferente llamó la atención del equipo: un par de manos artificiales de plata bien conservadas. Se encontraron de inmediato ante un enigмa: ¿qué eran? El guardián del alma del difunto

El par de manos estaban hechas de finas láminas de plata, con gran atención al detalle y al realismo. Por un lado, las palmas abiertas eran huecas y eran muy realistas en el lado superior. Había rastros de baño de oro en las uñas, así como en los propios dedos.

El detalle dorado en las puntas de los dedos de la mano izquierda, signos de una mujer noble de opulencia y riqueza.
(Dan Diffendale/CC BY NC-SA 2.0)

La mano izquierda estaba casi impecablemente conservada, casi sin daños. El derecho, sin embargo, estaba fragmentado, pero estaba completamente ensamblado y conservado. Gracias a la artesanía y la calidad de la plata, las manos lograron sobrevivir desde la antigüedad, ilesas.

Una vez realizada la conservación, los investigadores pudieron estudiar los artículos y descubrir su propósito real. Lo que concluyeron no es tan raro después de todo: las manos eran parte de un sphyrelaton, un féretro funerario especial que se colocaba en un tótem para proteger las almas de los muertos. Un sphyrelaton tiene su origen en la antigua Grecia: es una figura de tamaño natural tallada en madera y tiene un gran simbolismo. A continuación, se martilla cuidadosamente una fina hoja de bronce alrededor de la forma, dándole una impresión realista y una belleza exquisita. Un sphyrelaton podía presentarse como un ser sobrenatural, o más a menudo como un guerrero o la representación del muerto enterrado en el tótem. En este caso, la sphyrelaton era la de una mujer, probablemente la noƄlewoän cuyos restos fueron colocados en el toÄƄ.

Además de las manos de plata, los arqueólogos descubrieron otros restos de la ropa que una vez usó el sphyrelaton duммy: piezas de hilo púrpura, fíulas y pequeños adornos de oro, fayenza, cabezas de bronce y restos de un collar. La madera, por supuesto, se había podrido desde hace mucho tiempo, pero estos elementos iмperishaƄle permanecieron.

Reconstrucción de las manos etruscas de silʋer toмƄ en Vulci.
Muchos artículos finos, como vasijas y tazas de cobre y cerámica, llenaban el salón.
(Dan Diffendale/CC BY NC-SA 2.0)

Las pistas reveladoras de una riqueza fascinante

Quien haya sido sepultado en las Manos de Plata debe haber sido excepcionalmente rico. El cementerio está lleno de objetos preciosos que indican un individuo de alto estatus. Esta era probablemente una mujer noble de la ciudad de Vulci, alguien con mucha riqueza e influencia. Los investigadores observaron que se han descubierto manos de esfirelatón similares en Vulci tos, así como en la ciudad de Pescia Romana, cerca de ViterƄo, otro cementerio. Pero estas manos eran de bronce y mucho más toscas. Los que se encuentran en las manos de plata están hechos con un acabado excepcional y es probable que su producción cueste una fortuna. Esta es solo otra indicación de la riqueza del difunto.

Los Tomás de Vulci siguen siendo un vistazo fascinante a las costumbres y tradiciones de los antiguos etruscos. Los últimos campos úricos siguen arrojando hallazgos muy valiosos, y solo podemos mirar hacia el futuro con paciencia, mientras esperamos nuevas excavaciones emocionantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

Adblock Detected

Please disable adblock